Seguidores

martes, 25 de mayo de 2010

Quietud

                                                                              
        Atrapada por la quietud de la noche
        envuelta en el silencio bendito me
        deje llevar suavemente, y llegue hasta
         el infinito.


        Quise volver lentamente, crucificando
         mi mente, pero mi alma atrapada volvió
         a la madrugada, atraída por la quietud de
         la noche de mi energía empecé hacer
         derroche.


         El sol de la madrugada me sorprende
          aferrada a mi almohada, el silencio a
          empezado hacer ruido, y la quietud
          ya se  ha ido...

8 comentarios:

Poetiza dijo...

Que bella quietud la que se percibe en tus versos, pero como todo, no es eterna, hay que despertar al ruido de la vida. Besos, cuidate amiga.

Silencios de poesía (Mari) dijo...

La tranquilidad, el silencio y la quietud, que traen calma a nuestro espíritu, lastima que con la luz, llegue otra vez la algarabía de lo cotidiano.
Una hermosa poesía, que da paz y armonía, hasta que llega la alborada y con ella comienza el ruido.
Muy bella poesía y muy hermosa tu forma de expresarla.

Muchos besos mi querida Gladys.

Gladys Pacheco Leiva dijo...

Qurida Mari infinitas gracias,
por estar siempre,y alentarme
con tus sabias palabras,me
alegro que te trasmitiera páz
querida era mi proposito.
Besos con todo mi cariño,preciosa.

Gladys Pacheco Leiva dijo...

Amiga Poetiza,mi amiga bella gracias por tus palabras,y por
estar en mi espacio,me agrada mucho
tu visita.
Abrazos que estes bien.

ANTARES dijo...

Yo tambien me dejo atrapar cada noche en esa quietud y ese silencia, esa paz que me transmiten como tus palabras
un beso

Gladys Pacheco Leiva dijo...

Gracias Antares por tu visita.
Cariños que estes bien.

Mª Teresa Alejandra Francesca dijo...

Lindo poema pero que la quietud no se vaya,

Un beso

Maite

Gladys Pacheco Leiva dijo...

Gracias Maite por estar aqui.
Un abrazo grande.